Entre los múltiples métodos seguros para bajar de peso, uno de los que más casos de éxito ha reportado es el llamado balón intragástrico. Este es un procedimiento quirúrgico que consiste en introducir una esfera de silicona dentro del estómago.

Esta esfera es flexible y diseñada con un silicón especial que no se desintegra con los ácidos estomacales. Es introducida por medio de endoscopia y se llena con una solución fisiológica.

La finalidad del balón intragástrico es brindarle al paciente una sensación de saciedad que le evite comer alimentos en exceso, con la consecuente pérdida de peso y la recuperación de la calidad de vida.

Este procedimiento requiere del compromiso completo del paciente, quién debe aprender a modificar sus hábitos alimenticios, para que cuando el balón intragástrico sea retirado no vuelva a recaer el sobrepeso.